jueves, 11 de abril de 2013

EL COSTO DEL CREDITO


            El interés es lo que efectivamente recibirá el prestamista por conceder el crédito. Es la contraprestación por permitir al consumidor disponer del dinero. Puede tener naturaleza compensatoria o moratoria.

            En el caso de los créditos al consumo el interés no sólo es el precio por la obtención del dinero como una imposición unilateral del prestamista, sino también el resultado de una valoración de la capacidad de pago del prestatario. El interés debe ser el reflejo de una adecuación del perfil crediticio del consumidor y el servicio que efectivamente se le está brindando.

            La TCEA es un valor de referencia para comparar y elegir entre las diversas ofertas de créditos. En realidad, de poco le serviría al consumidor saber exactamente el interés, cuando el prestamista traslada el verdadero costo a los gastos y comisiones, las mismas que por su variado número requerirían de una pericia inusual para un simple consumidor. Por eso la TCEA es resultado de una compleja fórmula matemática calculada sobre una base anual y de acuerdo a lo establecido por la normativa de la SBS. Esta tasa es además una mención expresa que debe hacerse como parte del contenido mínimo del contrato de crédito de consumo.

            El interés abusivo guarda relación con hechos objetivos, tales como la situación del mercado y los intereses normales que operen en el mismo. Será abusivo el interés desproporcionado respeto del usual, pero no sólo eso. Es también abusivo el interés subrepticio, el encubierto bajo formulas retributivas diversas que lo encarecen (comisiones y gastos), sin el conocimiento previo, o por utilizar algunas fórmulas de variación injustas o unilaterales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada